Boris Chimp 504

Lo de “Boris Chimp 504”, para alguien que escucha por primera estas palabras, podría sonar a bebida alcohólica para mezclar con coca cola o a unas pastillas contra la tos o a cualquier otro producto quimíco que se precie, pero no se trata de nada de eso, aunque de química audivisual tiene una buena carga, y por lo tanto acaba creando cierta adicción. Boris Chimp 504 en realidad es lo que da nombre al proyecto de dos portugueses,  Miguel Neto y Rodrigo Carvalho, una conjunción de talento creativo reflejado en imágenes y sonido, una performance audiovisual que te sumerge de lleno en un mar de ciencia ficción del que es difícil escapar…, más bien te seduce como el canto de las sirenas.

 Mi experiencia fue de lo más excitante. Entré en una sala a oscuras, dentro del Convent de Sant Agustí, en la que no había más luz que la de una imagen en la pared de enfrente y una cajita de metal sobre una mesa. Los que somos de naturaleza curiosa acabamos tocándolo todo, así que me dio por tocar la cajita y mover mis dedos sobre unas placas que la coronaban. El efecto de mi acción fue que la imagen de la pared empezó a moverse tomando formas diferentes y lo mismo ocurría con el sonido. Así pasé unos minutos bien entretenida-alucinada e incluso intenté retar a la tecnología posicionando los dedos repetidas veces y de la misma manera para ver si podía generar las mismas señales audiovisuales, pero fue imposible conseguirlo ni competir con la precisión de esa máquina. Aunque he de decir que fue muy interesante interactuar con ella y ver como mis acciones eran premiadas con reacciones, algo que me hizo sentir que muchas veces acabo llevándome mejor con las máquinas que con los humanos.

Tuve la suerte de que los padres de la “criatura” charlasen un ratito conmigo allí mismo y me explicasen cosas tan curiosas como la historia de su nombre, que viene de una misión a la luna que se inició en 1969  y que en ella fue enviado un cosmonauta chimpancé llamado Boris 504 del que nunca más se supo. Se cree que murió, que se convirtió en fantasma y que de vez en cuando da señales, lo que demuestra que sigue intentando comunicarse con la Tierra. Una historia absolutamente ideal para un proyecto de estas características tan futurista y de ciencia ficción. Y también me contaron que los dos se conocieron en Barcelona mientras estudiaban un Master de Artes Digitales en la Pompeu Fabra, algo que, a la vista está, aprovecharon al 100%.

Creédme, si tenéis oportunidad, no os perdáis a Boris Chimp 504.http://www.borischimp504.com/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s