Hulme. Algo de su historia y sus “Crescents” (Construye-Destruye). 1ª parte

Con un sol de justicia, en pleno mes de abril, y en Manchester, después de visitar el Iron Bridge del Still ill de The Smiths y plantarnos en la puerta de la que fue casa de Morrissey,  nos decidimos a callejear por Hulme, para luego, caminando también, dirigirnos a Salford, que tampoco quedaba muy lejos.

La historia de esta zona, situada en la parte suroeste de Manchester, tiene cosillas interesantes que se reflejan en buena parte de su paisaje. Os cuento que el nombre de Hulme tiene su raiz en la cultura nórdica (el porqué hay que buscarlo en la invasión escandinava que hubo en el lugar) y significa algo así como “terreno rodeado por agua” (el río Irwell pasa por allí). La presencia del río seguramente tuvo que ver para Hulme fuese uno de los puntos elegidos para que toda una serie de fábricas se instalasen allí durante la revolución industrial, hecho que procuró a la zona un gran desarrollo y empleo a la población. Las fábricas de algodón, la industria textil y la llegada del ferrocarril a la zona, hizo que muchas personas se instalasen en esta parte de Manchester para estar cerca de sus trabajos, así que se tuvieron que construir viviendas rápidamente para poder albergar a la gente. Las prisas ya se sabe lo que traen y el paisaje resultante fue el de un montón de casas de muy baja calidad metidas entre las fábricas, humo de chimeneas y que contaban con unas condiciones de saneamiento lamentables.

Hacia mediados del siglo XIX, se construye el Canal de Bridgewater, con lo que parte de todo lo que se había alzado hasta el momento en Hulme fue derruido, y se aprobó una ley que prohibiría que se siguiese construyendo en la zona. Apuntar que hasta la primera mitad del siglo XX todavía quedaba gente viviendo en muchas de aquellas humildes casas.

Foto del Canal de Bridgewater (incluye pescador)

16042011767 2

De todas formas, ya en los años treinta la zona empieza a sufrir algunas remodelaciones, pero no es hasta la década de los 60’s, pasada la II Guerra Mundial, cuando Inglaterra se decide a lavar la cara a todos esos barrios marginales heredados del siglo XIX, Hulme entre ellos. Se plantea entonces alzar enormes bloques de pisos de baja altura y con forma de media luna, que incluían calefacción, los famosos “Crescents”, en los que realojaron, entre otras, a familias que todavía vivían en casas sin electricidad ni agua corriente. Pero los “Crescents” vinieron a ser construcciones malditas y al poco tiempo  acabaron cuestionándose arquitectónicamente. La crisis del petroleo provocó que sus habitantes no pudiesen costearse la calefacción y, evitando su uso, quedó patente que las viviendas estaban mal aisladas, a lo que se sumaron defectos en su construcción. Lo que en realidad se había construído era un macrosuburbio y no un barrio residencial, como se había intentado vender en un principio, con una población que crecía al margen de la ciudad y de la sociedad. Los “Crescents” se ganaron la fama de viviendas frías, dejadas, y peligrosas por el nivel de delincuencia que existía en la zona y que, por su estructura de largos y oscuros pasillos, dificultaba el trabajo de la policía. (Vienen a ser como los bloques de edificios que se construyeron en algunas zonas de Barcelona, como por ejemplo en el barrio de la Mina, durante los años 60 y que, sobre todo desde la década de los ochenta, arrastraron el sello de la marginalidad y de la droga por algún tiempo). Los cambios que se hicieron posteriormente en sus estructuras no solucionaron gran cosa y en los 90’s acaban siendo derruidos. En la década de los 80, Hulme, toma un aire bohemio con la venida de nuevos inquilinos, en su mayoría, artistas, músicos y punks.

Adjunto un enlace con fotografías de Hulme, que muestran el tipo de estos edificios y parte de gente que los habitaba http://www.youtube.com/watch?v=9zGrHzKGWLA Y en el siguiente enlace podéis ver un fragmento de la película Craker (1993) y entrar en uno de los Crescents http://www.youtube.com/watch?v=QOVszWf37MA

A día de hoy, ese aire bohemio y anti-social de Hulme ha descendido, pero sigue siendo una de las zonas más baratas de Manchester para vivir.  Los bajos precios de las viviendas, en comparación con los del centro de la ciudad, hace que la gente joven o profesionales escojan Hulme para vivir o instalar sus negocios, al igual que ocurre con los estudiantes de la Universidad de Manchester.

Personalmente, encuentro que la historia de Hulme me ha resultado muy interesante , y sus habitantes presumen de cosas como que allí es donde se intaló la primera fábrica de Rolls Royce, o que allí vivieron, Morrissey, Nico, Alain Delon, Billy Duffy (guitarrista de The Cult) o Albert Scanlon (jugador del Manchester United y superviviente del desastre aéreo de Munich en 1958). Adjunto enlaces que tratan su historia de una manera mucho más extensa y recomiendo especialmente el primero de ellos, web creada por un grafitero de Hulme, Tony Kelzo (http://www.graffitiwalls.co.uk/), en el que podéis encontrar vídeos y fotografías de esta zona, de primera mano:

Me temo que habrá mucho que explicar sobre Hulme, sobre lo que pienso seguir investigando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s