LA CASA GOMIS / LA RICARDA, UN DESTINO EXÓTICO EN LAS PUERTAS DE UN AEROPUERTO

 

Frente a un mar que no se ve pero se siente, muy cercana a la playa del Prat de LLobregat, camuflada discretamente en un bosque de pinos, se levanta La Ricarda/Casa Gomis, uno de los mejores ejemplos de arquitectura racionalista y paisajista de este mundo y, probablemente, de los otros. Antonio Bonet es el arquitecto que diseñó la casa, un espacio integrado con su propio entorno, y con vistas a la serenidad de un jardín con piscina. Afortunados fueron los que la habitaron, que fueron los descendientes de uno de los industriales catalanes más importante de todos los tiempos, Eusebi Bertrand. El lazo de todo esto con mi Manchester es mínimo pero destacable desde el punto de vista de la industrialización, ya que Eusebi fue considerado en 1935 como el primer industrial algodonero del mundo, según el prestigioso boletín de la Federation of Master Cotton Spinners Association de Manchester. Así que antes de hablar de la Ricarda, como objeto de destino a visitar, obra de arte, y, en mi caso también de deseo, me apetece saber porqué los mancunianos se fijaron en este hombre.

0

EUSEBI BERTRAND, UN REFERENTE PARA LOS INDUSTRIALES DE MANCHESTER
Dando rienda suelta a mi curiosidad, me lío a buscar información sobre Eusebi Bertrand y descubro que pertenece a la quinta generación de una saga de empresarios que controlaba desde fábricas de hilado y tejidos, hasta explotaciones agrícolas y líneas de ferrocarriles de carga. Fue su padre, Manuel Bertrand, quien compró en 1901 la finca de la Ricarda, un total de 350 ha, con estanque incluido, y que acabó convirtiendo en una explotación moderna construyendo, en primer lugar una vaquería que proveyó por un tiempo el mercado lechero de Barcelona. La vaquería se fue ampliando con la construcción de las viviendas para sus empleados, instalaciones agrícolas y para el ganado, y una casa para la familia de estilo noucentista. Manuel, a parte de tener buen ojo para los negocios, tenía muy buena suerte. Digo esto porque por lo visto la fortuna que hizo fue, en parte, gracias a las fábricas que tenía la familia de su mujer, Flora Serra, ya que él había roto relaciones con su propia familia. Afortunadamente los Serra le acogieron sin problemas y le hicieron socio de sus negocios (supongo que el hecho de que Manuel era hijo de algodoneros también influiría en la decisión).
Manuel y Flora fundaron la fábrica El Remei de Manresa, reorganizaron el proceso productivo y dejaron en manos de su hijo Eusebi Bertrand i Serra, una empresa próspera y con futuro. Si Manuel había hecho un buen matrimonio casándose con una rica heredera, Eusebi no iba a ser menos y lo hace con la sobrina de uno de los importadores de algodón más importantes del país, Alfred Mata Pons. No les faltaría ni algodón, ni tampoco carbón, ya que Eusebi era accionista y vicepresidente de la empresa carbonífera más importante de Catalunya, Carbones de Berga S.A. (Hay que tener en cuenta que todas las fábricas de hilados y tejidos de algodón del grupo Bertrand funcionaban con máquinas de vapor, por lo tanto necesitaban carbón, y, lógicamente, a ellos les salía mejor de precio). Pero Eusebi no solo se conformó con su vida empresarial, también tuvo incursiones en el mundo de la política, fue uno de los fundadores de la LLiga Regionalista y entre 1907 y 1923 llegó a ser diputado a las Cortes por Puigcerdá. Tras la muerte de su padre, se convirtió en dueño único del negocio familiar e inició una política de expansión con la compra, en 1913, de la fábrica más antigua de estampado de tejidos de Barcelona, Felip Ricart, con lo que logró duplicar la capacidad de estampado de su grupo y amplió los telares del Remei de Manresa, también de su propiedad. En 1933 Eusebi fue nombrado primer industrial algodonero del mundo – tenía fábricas de hilados y tejidos de algodón, de blanqueo, de estampados, de tinte y acabados – por la Federation of Master Cotton Spinners Association de Manchester. Por aquel entonces en sus fábricas trabajaban dos mil doscientas personas que producían tres millones seiscientos mil kilos de hilo y quince millones de metros de tejidos cada año. En realidad había empresas más grandes que las suyas pero no de un solo propietario como era su caso.
Claramente, lo de este hombre era un «no parar». Paralelamente a sus éxitos empresariales, Eusebi fue aumentando su participación en la sociedad civil y el mundo del deporte del motor. Pilotó en el mítico rally Barcelona-París de 1923, se convirtió en fundador del Automóvil Club de Catalunya y representante de marcas como Berliet, Bugatti o Minerva. Y, a parte de todo esto, era un hombre con inquietudes culturales muy amplias, era culto, amante de la música, tocaba el violonchelo, fue presidente honorario de la junta directiva del Gran Teatre del Liceu e impulsor de la Orquesta Sinfónica y de la Associació de Música de Cambra de Barcelona.
Pero como suele pasar con los imperios, siempre tienen un tiempo de auge y otro de declive. En 1985, casi cuarenta años después de su muerte, su empresa holding dirigida por sus hijos y nietos entró en números rojos, más tarde en una suspensión de pagos, con la siempre temida declaración de quiebra y el cierre de todas sus fábricas.

LA RICARDA SOBRE EL TERRENO
La casa Gomis se puede visitar y es una de las nietas de Eusebi Bertrand, Marita Gomis, quien conduce la «excursión». Marita se muestra como una mujer muy cercana, sus explicaciones sobre la arquitectura de la casa y la vida que se desarrollaba en ella, su vida al fin y al cabo, muestran motivación y entusiasmo, también algo de melancolía en algún momento. Lo que peor se lleva en la visita es el ruido de los aviones que despegan a pocos metros de nosotros, que hace que el discurso tenga que ser interrumpido cada dos por tres (esa es la gran maldición que ha caído sobre esa casa). En fin, Marita nos explica en la misma entrada de la Ricarda como era su entorno hace muchos muchos años. El delta del Llobregat fue, hasta los años 50s del XIX, una zona pantanosa e insalubre donde la vida era muy difícil, y el paludismo y el cólera castigaba a la población con cierta insistencia. Ese panorama tan desolador empieza a desaparecer entre 1873 y 1879, cuando se lleva a cabo una desamortización, y buena parte de las grandes propiedades pasaron a manos de inversores que vieron la oportunidad de aprovechar todo ese espacio que estaba en las puertas de Barcelona para sacarle algo de rendimiento.
El proceso de transformación de ese paisaje tan deprimente al paisaje agrario hasta el día de hoy sigue siendo, excepcional en la Europa urbana del siglo XXI, fue una obra de titanes por parte de familias trabajadoras y de hombres que aunque, sin formación ni recursos económicos, tenían talento y dominaban un oficio. Por supuesto, esta evolución del territorio tampoco hubiese sido posible sin inversores como Jaume Casanovas, uno de los grandes terratenientes de la zona, que contribuyó al descubrimiento de las aguas terciarias; o Ferran Puig, industrial del lino, importante inversor en la agricultura de la zona y que pagó el puente de hierro sobre el LLobregat. Y, por último, los Bertrand: Manuel Bertrand i Salas y su hijo Eusebi Bertrand i Serra, propietarios de La Ricarda.

LA RICARDA ENTRE LOS LATIDOS DE LOS GOMIS Y LOS DE ANTONIO BONET
La casa Gomis, más conocida como La Ricarda, en un principio se diseñó en 1953 por el arquitecto catalán Antonio Bonet en colaboración con los propietarios, Inés Bertrand Mata y Ricardo Gomis, aunque esta aventura arquitectónica no se terminó hasta 1963. El resultado fue lo que ya se considera como una de las Las joyas de la arquitectura racionalista catalana a nivel internacional. Bonet vivía en Argentina en aquel momento, por lo que dirigió el proyecto ‘a distancia’, cosa que hizo que fuese largo tanto en el terreno de la comunicación como en el de la construcción, que fue administrada por Emilio Bofill, padre de Ricardo Bofill.


La Ricarda, como no podría ser de otra manera por el lugar en el que se encuentra, se construye sobre dunas de arena y sobre una plataforma artificial. La estructura está compuesta por una serie de techos abovedados interconectados, al estilo de la tradicional «vuelta catalana», rasgo que caracteriza la arquitectura de Antonio Bonet y que se integra perfectamente dentro del paisaje mediterráneo. Es una casa de grandes dimensiones, horizontal, formada por diferentes pabellones unidos asimétricamente en una única planta. Aunque el espacio interior es muy abierto, las paredes interiores proporcionan separación y se detienen por debajo de la altura total, permitiendo que la luz se reparta por toda la casa. La mayoría de los muebles también fueron diseñados por el arquitecto y hechos a medida para la casa. Un sistema de ladrillos entrelazados cada uno lleno de vidrio de diferentes colores, forma una característica principal de la construcción y se puede ver en toda la casa ( no te imagines el juego de luces y de colores que aporta ese capricho, mejor ves a verlo y luego me cuentas).


Cuando Marita abre la puerta de la casa, entras en el vestíbulo y ahí das con la primera sorpresa porque te encuentras ante un patio descubierto en el que hay una especie de cascada de agua que va llenando la superficie a modo de estanque (apuntar que el patio funciona a modo de impluvio, diseñado para recoger agua de lluvia, a lo casa del antiguo imperio romano pero en moderno). Como puedes imaginar, la sensación de relax al entrar en la casa es infinita.


De ese vestíbulo parte un pasillo, un eje en que se encuentran un conjunto de dormitorios, como indica Marita, las habitaciones de los niños, cada una con baño propio y vestuario que queda abierto o cerrado, a gusto de cada uno, mediante un panel corredizo. No solo eso, cada habitación da a un patio exterior delimitado por una pared, que por fuera queda bonitamente cubierta por baldosas de cerámica esmaltada de color ámbar y por dentro de las risas de los niños que jugarían en él en su tiempo.


De vuelta al vestíbulo, siguiendo uno de los laterales del impluvio, una larga y luminosa pasarela de vidrio nos conduce, entre luz y vegetación, al dormitorio principal (en un inicio se había proyectado como un pabellón independiente). Las vistas del dormitorio principal son el jardín en todo su esplendor y, por supuesto, dispone de baño privado, vestidor y un larguísimo escritorio. En general da la sensación de que estaba diseñado como si fuese un estudio.


El salón conecta directamente con el vestíbulo. Dos grandes puertas lo separan y cuando entras en él ya no quieres volver a tu casa, porque es una maravilla de salón, enorme, amplio, decorado con gusto, con muebles preciosos, funcional, cómodo, agradable, bonito, elegante… podría seguir con adjetivos de ese estilo durante líneas y líneas pero me alargaría tanto… Desde el salón, que da al jardín, también se accede a un comedor donde luce una gran mesa y de ahí se accede a la cocina y las piezas que la rodean.
Parándome algo más en el salón, no es difícil imaginar lo que nos explica Marita que ocurría entre aquellas paredes del salón.

Cuenta que su padre, Ricardo Gomis, organizó allí mismo muchos eventos culturales, reuniones, conciertos, etc. Hay que tener en cuenta que en la posguerra la decadencia cultural y artística había sido más que significativa. Durante los últimos 15 años de la España de Franco, Ricardo Gomis decidió abrir su casa como refugio cultural para algunos artistas como Joan Miró, Antoni Tàpies, John Cage o Joan Brossa, entre otros. La idea era recuperar el espíritu de vanguardia nacido en la República y que logró desarrollar en un proyecto llamado CLUB49.


LA RICARDA Y SU FUTURO
La Ricarda sigue siendo propiedad de la familia Gomis, que intenta conservarla en su estado original en la medida que se puede. No facilita mucho esta tarea la expansión del aeropuerto, el clima marino tan húmedo que corroe muchos de los materiales de la que está hecha y el inevitable paso del tiempo. Aunque fue restaurada en 1997 por los arquitectos Fernando Álvarez Prozorovch y Jordi Roig, los trabajos fueron muy complejos y se centraron especialmente en la cubierta y en la carpintería, pero a día de hoy la casa necesitaría un buen repaso. A simple vista, los muebles, por ejemplo se ven bien, pero cuando te acercas, muchas de las piezas están muy desgastadas y el trabajo de restauración se intuye muy costoso.
Iconic Houses, una organización internacional que trabaja por la conservación obras de arquitectura moderna, cree que se debería establecer un diálogo entre las autoridades aeroportuarias y el municipio para proteger a la Ricarda. Por supuesto, la colaboración de arquitectos con la familia Gomis es otro factor que puede ser también de gran ayuda. Y el granito de arena que puedes aportar tu visitándola también debería servir de algo https://www.elprat.cat/turisme-i-territori/que-visitar/la-casa-gomis
La Ricarda es entre profunda y transparente, mágica por su luz y sus detalles, moderna por dentro y por fuera y, sobre todo, inteligente y elegante.

4 comentarios en “LA CASA GOMIS / LA RICARDA, UN DESTINO EXÓTICO EN LAS PUERTAS DE UN AEROPUERTO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s