Johnny Marr vs la maldición de The Smiths

Hoy es 31 de diciembre de 2018 y de este año me quedo con Johnny Marr y el concierto que dio en Barcelona.

0

Me quedo con Johnny por el valor que le doy al intentar seguir una carrera en solitario después de haber dejado un legado tan sumamente brillante como el que dejó con The Smiths. Cargar con esa realidad debe ser como una especie de maldición de la que es muy difícil deshacerse, por lo tanto, no le ha quedado otra que convivir con ella y llevarla lo mejor posible. Este año he visto como Marr toca su guitarra consciente de que quien la oiga, en uno u otro momento, dará con el sonido de The Smiths, o incluso lo habrá estado buscando desde los primeros acordes, y que cada vez que alguien escriba algún artículo sobre él, irremediablemente hará referencia a The Smiths. Lo bueno que tiene es que todo esto se lo toma con elegancia y humor y es capaz de empezar a tocar las primeras notas de This Charming Man, provocarte un subidón de la hostia y a los 10 segundos pararlo todo, a lo coito interruptus, y reirse en tu cara con tanta gracia, que en vez de cabrearte consigue que le adores. Está claro que a Marr le interesa más el futuro que el pasado, aunque no pueda deshacerse de él. Pasa un poco como con esa autobiografía que publicó y que refleja esa visión de la nueva Manchester, que se ha construido sobre el legado del pasado pero que nunca será igual, o como con aquella parte de la letra del Still Ill que describía aquella imagen «Under the iron bridge we kissed and although I ended up with sore lips It just wasn’t like the old days anymore». Eso mismo pasa con su nuevo trabajo. Marr reaparece con un álbum que suena muy actual y a la vez uno podría establecerlo en su pasado, eso sí, más alejado del rock & roll y con altas dosis de melancolía, en dos de sus vertientes más características: la de The Smiths y la de sus devaneos con el post punk de los 80’s.

0-1
La vida de Marr suda música por los cuatro costados, desde el punk clásico, hasta todas influencias en las que se refugiaba junto al resto de adolescentes mancunianos en los 70´s, sin olvidar que ha sido capaz de adoptar las tendencias musicales posteriores sin ningún tipo de complejo. Tal vez, el éxito de su carrera en solitario es haber sabido crear su propia versión de esas influencias y presentarlas sin grandes pretensiones. Tres discos le han bastado para encontrar su sitio, adaptando sus magnificas composiciones a lo que podría ser su única limitación, su voz, porque, además e inevitablemente volvería a ser comparada a la del ex-líder de The Smiths, otra de las maldiciones con las que tiene que convivir.

Comparándolo con sus anteriores álbunes, su último trabajo, Call the comet, se acerca más a los sonidos de esas bandas clásicas que han influenciado a Marr pero lo cierto es que suena algo más ruidoso de lo que sería habitual en él. Encuentras temas como Rise, visceral como el que mas, pasión en un 90 % que acaba hábilmente fusionada con ese espíritu melancólico del que hablaba un poco más arriba. Das con un Hi Hello, tan Smiths ,que te sacude el alma de tal manera que necesitas luego un par de hostias para volver a este mundo y dejar de soñar. Hago un alto en este tema para decir que cuando tienes la oportunidad de ver a Marr, saliendo al escenario cubierto por una camisa así como un poquito transparente y floreada, y tocarlo para ti, con todavía ese espíritu de sueño de juventud, el mismo que tenían aquellos chicos ingleses que creían que podrían derrotar al sistema a golpe de punk o con temas de los Smiths y sus contemporáneos, no puedes evitar sentir lo mismo que una soñaba en el pasado. Otra de las propuestas es The Tracers, un tema más cercano al sonido de aquellos Joy Division, aire quejumbroso, gris y frío, una especie de instantánea que refleja un ambiente mancuniano de decadencia (pondría lluvia y niebla por todos lados), pero que Marr suaviza magistralmente con esas dosis de pop, demostrando que sigue siendo uno de los grandes compositores de pop de la historia de la música. Otra más, My Eternal, un guiño claro a los Buzzcocks.

0-3

En ese concierto sonó mucho Call de Comet pero también mucho Smiths. El How soon is now? lució resplandeciente, elegante, cual estrella de cine pisando la alfombra roja que abría paso a los bises. Dignísimas sonaron también el Bigmouth strikes again, el Headmaster ritual, el Last night I dreamt that somebody loved me, tal vez esta última la más complicada de encajar (para mi gusto no va demasiado con su voz), There is a light that never goes out (de piel de gallina), el You just haven’t earned it yet baby (animosa como la que mas), y el broche de oro lo puso el Please please please let me get what I want (solicitada por el chico que tenía justo delante mío y que amablemente me dejó situarme en primera fila, cosa que le agradeceré toda mi vida).

Total, hora y media de concierto, intenso desde el minuto uno hasta el último de sus segundo, equilibrado entre los temas del presente y los del pasado, controlado a la perfección por Marr, al que le vimos disfrutando, feliz, sonriente, joven, adorado por sus fans, con esa sensación de que tiene todos los ingredientes necesarios para ser lo que es, un estrella de la música.

0-2

The Narrows o ese sonido que te llevará a otra dimensión.

Hace unas semanas hablé con Adam de The Narrows, un grupo de música que descubrí hace unos años y del que, irremediablemente, me encapriché. Adam me dice » que están trabajando en un nuevo proyecto y que esperan poder presentarlo pronto. Y tal como acaba la frase siento ese deseo de quererlo escucharlo YA, a modo de niña impaciente porque le den de una vez por todas ese helado de chocolate. Si tiene que caer un meteorito, que se espere a que The Narrows publiquen su nuevo disco antes de estrellarse contra el planeta Tierra. Lo sé, The Narrows no son conocidos pero, sinceramente, me da igual, me siento afortunada de ser de las pocas que los conoce, es como esa sensación tan especial que uno siente cuando conoce un escondite del que muy poca gente sabe de su existencia. Mi consejo es que los que os animéis a escucharlos lo hagáis en cualquier momento del día o de la noche, con o sin luna, con nubes o con sol, cerréis los ojos y os dejéis llevar a esa dimensión extraña en la que seguramente no habéis estado nunca (yo los escucho sin tomar drogas).

Narrows sprake-2

A la espera de tener la futura joyita me consuelo haciendo un repaso por sus anteriores trabajos. Una de sus últimas propuestas lleva como título Hibakusha (Término con el que se designa a los supervivientes de los bombardeos Hiroshima y Nagasaki) y que, a la fuerza, nos conducía a una música visceral, multiforme, impredecible y dura. El tráiler de Hibakusha ya dice bastante del crudo mensaje que quieren transmitir y que, en mi opinión, hacen de una manera magistral; juego de imágenes y sonidos que te abofetean sin darte tiempo a reaccionar. HYPERLINK «https://www.youtube.com/watch?v=g5IZcY4WcTE» https://www.youtube.com/watch?v=g5IZcY4WcTE .

El sonido Narrows, con lo que llevo escuchado, en general, es envolvente, oscuro y con una buena base electrónica, especialmente cuando hacen un uso determinado de sus guitarras. David Battle, Phil Drinkwater y Adam Hynes, mueven los hilos de esta banda de Manchester, interesantísima por varias razones, entre las que destaca la creatividad con que abordan su denuncia social. Podría decirse que es música hecha desde otra dimensión, extraña y consecuentemente innovadora tanto desde el punto de vista del sonido, de las letras, que nacen de la mente y dedos de Phil, como de la imagen que ofrecen de una realidad fría y decadente (recomiendo ver sus videos como prueba, desde una vertiente más visual, y aprovecho que trato el tema de la imagen, para destacar el trabajo del diseñador Tompop tanto en la creación del logo de la banda, como en sus performances, etc. El siguiente enlace es otra buena prueba: HYPERLINK «https://www.youtube.com/watch?v=IPQkRBne7ko» https://www.youtube.com/watch?v=IPQkRBne7ko ).

Como iba diciendo, la realidad de la que tratan los temas de The Narrows suelen ser poco “bucólicos”, ya sabéis, invasiones, manipulación mediática, codicia, guerras, política, violaciones de derechos humanos, dinero…, básicamente reflexiones sobre lo que cada día uno puede ver y sufrir en TV o diarios.

El caso es que sea por sus mensajes, su música, su imagen o, un poco de cada uno de estos ingredientes, The Narrows es una banda respetada por por crítica musical de UK y por el público que les conoce; han participado en festivales como T in The Park o el FOM Fest; han pasado por el O2 Academy2 de Londres y por el Ruby Lounge de Manchester. Además, han contado con el apoyo de Tom Robinson, Zane Lowe y diferentes emisoras de Radio inglesas. Todo esto en cuanto a su vertiente más mediática, pero sin dejar de lado sus bolos en salas de índole más local.

The Narrows aparecieron en la escena musical hace pocos años con un álbum titulado The Eve of Invasion. Confieso que me perdí su debut, probablemente la distancia en km tiene mucho que ver en ese hecho, pero desde la primera vez que los escuché con aquel Initials MM o su Saviour ya vi que para mi eran algo más que electrónica o rock alternativo.

 

Nos vemos en la otra dimensión.

Una Catalan Square en Manchester

Si hay un enclave en Manchester en el que se encuentra esa esencia industrial, cultural y turística tan asociada también a Barcelona, es la Catalan Square, en Castlefield. Esta plaza está ubicada en una de las zonas más nuevas y emblemáticas de la ciudad, entre los arcos una línea férrea y la convergencia de los canales Bridgewater y Rochdale. Castlefield es un lugar tan interesante que merece un artículo por si mismo pero, para que os hagáis una idea, a modo de introducción, haré una descripción del sitio.

Igual que ocurre en el barrio del Raval en Barcelona, estamos ante una antigua zona industrial en la que previamente los romanos se habían establecido y habían construido su primera fortificación, a la que bautizaron con el nombre de Mamucium, ( todavía se conservan restos de ese fuerte y de un granero de la época). Los habitantes de Castlefield pueden presumir de tener el primer canal industrial que se construyó en Manchester y la estación donde finalizaba la primera línea de ferrocarril de pasajeros del mundo (Liverpool-Manchester). Es un lugar donde la huella de la industrialización marca la mayor parte de sus calles y el curso de los canales condicionan la distribución de un terreno en el que es fácil imaginar como podría ser en el pasado, digamos que una especie de maraña de fábricas, carreteras, vías de ferrocarril y canales (todo muy anárquico en general). Con el paso de los años y con las crisis que azotaron Inglaterra, igual que pasó en Hulme (ver artículos anteriores), la zona se fue degradando y no fue hasta los 80´s del siglo pasado que Castlefield empezó a reurbanizarse de nuevo. A día de hoy, también encontrareis canales, puentes y fábricas destinadas a otros usos, pero dentro un paisaje ordenado en el que conviven en armonía rascacielos resplandecientes y modernísimos, como la Torre Hilton, con edificios de ladrillos, como el Museum of Science and Industry (MOSI), y alguna que otra pradera o auditorio al aire libre donde la gente sale a tomar el sol o a disfrutar de conciertos. En la actualidad, Castlefield es uno de los lugares más turísticos de Manchester.

IMG_4911
Catalan Square y sus cosas

Merchants Bridge, inspirado en un puente de Ripoll
Para empezar, lo más llamativo si tienes que llegar a la Catalan Square es que has de atravesar un espectacular puente curvado de acero blanco, el Merchants Bridge debajo del cual se mueven las aguas del canal principal. Ya de por si, el color blanco del puente, contrasta sin ningún tipo de pudor con el color rojo de los ladrillos de los edificios que lo envuelven, así que es imposible no encontrarlo si visitas la zona, digamos que salta a la vista. Por otro lado, este puente es uno de los símbolos de esa renovación de Castlefield de la que hablaba líneas más arriba y es una de las mejores obras de ingeniería y de diseño de la ciudad.

adsc02037
El diseñador de esta maravilla es Whitby Bird, que se inspiró en la Pasarela La Devesa, que cruza el río Ter a la altura de Ripoll, un puente que fue diseñado por Santiago Calatrava. Encuentro que esta inspiración tiene sentido si se tiene en cuenta que de lado a lado del río Ter se levantaron varias colonias durante la industrialización catalana.
El sentido de una Catalan Square en Manchester.

adsc02028

Un nombre simbolizando un agradecimiento
La existencia de esta plaza en Manchester es cuanto menos curiosa y su creación es relativamente reciente. La Catalan Square, debe su nombre a la colaboración que el comité organizador de las olimpiadas de Barcelona 92, tuvo con los ingleses a la hora de llevar a cabo los Juegos de la Comentwelth de 2002. La autoridades de Manchester, como agradecimiento a los consejos de los catalanes, decidieron poner el nombre de Catalan Square a este enclave de la ciudad.

catalansquare_MAN-300x300

Manchester y Barcelona, esas ciudades hermanas

Otro dato es que en 1995 se celebró el Catalan Art Festival, una iniciativa para celebrar el hermanamiento entre las ciudades de Manchester y Barcelona, unidas especialmente por ese mas que destacable pasado industrial. Catalan Square, es el epicentro de esta celebración y el sello lo pone la escultora Maria Àngels Domingo Laplana, conocida como Madola, que presentó su escultura «Mediterrània«. La obra es una pieza circular, mide unos 6 metros de diámetro, y está cubierta por unos esmaltes amarillos de diferentes tonos con inscripciones en inglés en catalán. La pieza representa un sol como fuente de vida del Mediterráneo, pero sin olvidar la relación que también existe entre el astro, el agua y la industria (elementos comunes a las dos ciudades y que han contribuido su desarrollo y progreso). Esta escultura la podéis encontrar a mano derecha una vez se pasa el Merchants Bridge y casi enfrente del Barça Bar.

madola-mediterranea-003

El Barça Bar o el capricho del cantante de Simply Red

Más datos. En Catalan Square se encuentra el Barça Bar, ubicado justo debajo de las vías del tren y que cuenta con una terraza que tiene unas magníficas vistas al cruce del canal Bridgewater con el canal Rochdale y no, el dueño no es Pep Guardiola. La historia de este local la inicia Mick Hucknal, cantante de Simply Red, su primer propietario y ahora lo lleva Anthony Sheridan, que ha reformado el local convirtiéndolo en uno de los bares restaurants más fashion de Manchester. El Barça bar de Mick Hucknal era en sus inicios un lugar de homenaje al club de fútbol catalán y un intento de trasladar el ambiente de tapeo barcelonés a Manchester. Por lo visto, el cantante, ferviente seguidor del Manchester United, en una visita a Barcelona, quedó prendado de la ciudad, fue a ver un partido del Barça y al regresar a Manchester decidió montar su pequeña ciudad condal a modo de pub. Su actual propietario ha optado por darle al local un aire más moderno pero manteniendo el nombre y la vinculación con el fútbol ( Los culés que viven en Manchester suelen ver los partidos del Barça en alguna de las pantallas de televisión que hay repartidas por el bar).

barca3
Lo cierto es que la Catalan Square, se ha impregnado del espíritu de Barcelona y se ha convertido en un verdadero imán para turistas y vecinos, especialmente durante los meses de verano en los que pueden tostarse un poco los días que hace sol tomando una cervecita o disfrutar de conciertos de música en vivo. Cambia que en lugar de tener el mar delante tienes los canales y no verás gigantestos barcos de cruceros ni golondrinas pero sí que, en cambio, verás embarcaciones bien curiosas navegando en sus aguas.

Links que os podrían interesar:

http://barca-manchester.co.uk/

https://www.madola.com/

Des Âmes Libres – Out of Noise

 

foto des ames libres-isabel francoy

Out of Noise da título al cuarto trabajo de Des Âmes Libres, un disco que se desarrolla en 2017, integrado por once tracks veloces, enérgicos y con esa densidad sonora que ya caracteriza a la banda. La música de Des Âmes Libres suena a tantas cosas a la vez y, a la vez, a algo nuevo, que al definirla uno siempre tiene la sensación que se deja algo en el tintero. Asumo esta vez el riesgo de olvidarme alguno de esos «algos» y digo que Out of Noise, desde el punto de vista de la experimentación es, sin duda, un paso más en la carrera de la banda en tanto que han sido capaces de acelerar el shoegaze sin que ese equilibrio electrónico que configura una buena parte de la base de sus temas se resienta. En mi opinión, Des Âmes Libres, ha dado un leve giro de tuerca, lógicamente perceptible si uno ha escuchado sus anteriores discos. Los que pillan a la banda como una novedad, sin esos referentes anteriores, se van a encontrar ante un sonido conformado por ruido y, casi subliminalmente melodías pop que conviven con una música más electrónica, con ritmos intensos y con unas atmósferas oscuras tan características de la banda. Y aquí vuelvo a pararme y me arriesgo a decir que esas atmósferas oscuras ya no lo son tanto y, seguramente esto es debido a que todo suena un pelín más acelerado. Muestras de esta tendencia pueden ser temas como «Looking For an Angel» o «Avec Le Temps».

ANIMAL…

Como preferencia y recomendación personal (más bien me declaro ya adicta) me quedo con «Animal», desde la primera de sus frases hasta la última de sus notas (Sublime como suena en versión maxi single, publicado hace algunas semanas, y con las remezclas de SRG Mesa, Dj. Frank, Ciccone y Mauri). A la vez que aparecía este maxi single, se publicaba el video del tema. Animal, como trabajo audiovisual, tiene ese plus que, más consciente que inconscientemente, acerca a David Law, voz cantante de la banda, a una de sus obsesiones artísticas como fotógrafo, las maniquís de los escaparates (algunas de sus fotos fueron utilizadas en la peli de terror «Maniac», protagonizada por Elijah Wood). Al más puro estilo de los poetas malditos, me encuentro ante una letra que transmite unas sensaciones con las que muchos (los enfadados con esta sociedad… aunque no sé si somos tantos) nos podríamos identificar. Lo escucho, lo veo y claramente me encuentro con esa representación del individuo deambulando en medio de la noche en un mundo tanto mentalmente como emocionalmente frío y estéril; encuentro ese mensaje engañoso en el que nos sumergimos y en el que el la belleza plastificada queda por encima de otros valores reales que, al menos, no crearían tantas frustraciones.

Aquí os dejo el enlace del vídeo para que lo guardeis en vuestras cabezas.

En cuanto a la producción, repiten con Pedro Pina que, como pasó con su anterior trabajo «Thick», le da el toque de gracia y se puede decir que ya les convierte en incondicionales. Como novedad, por primera vez, graban para el sello independiente Nordhausen-Schallplatten, que si en algo están centrados es en bandas de música electrónica.

Des Âmes Libres, irremediable y afortunadamente, siguen sin renunciar a sus influencias ochenteras y, a la vez, sin ataduras, siguen consiguiendo sonar a ellos mismos y se mantienen versátiles en la creación de sus temas sin que uno pueda decir que son una recreación de sus grupos favoritos; siguen logrando hacer de su «ruido» una especie de sinfonía electrónica y siguen pareciéndome, como ya dije en su día, una gigantesca locomotora de vapor que pasa delante mío y a la que no puedo dejar de mirar, intentando adivinar cómo funcionan sus engranajes y preguntándome cuánta velocidad puede alcanzar y cuántas toneladas puede llegar a pesar.

Para los que aterrizáis en el mundo de Des Âmes Libres, os los presento: David Law (voz y guitarra), David Jornet (teclados y programaciones) y Germán Sánchez (bajo y programaciones).

Si lo vuestro es el postpunk genuino, el noise, la electrónica, los efectos sonoros de la fusión entre diferentes tecnologías, el shoegaze, y en sí, la música de calidad, no deberíais perdéroslos. Out noise, si algo es, es un disco hecho a conciencia, un principio que muchas bandas deberían seguir antes de decidirse a publicar.

Los podéis ver en concierto, presentando su nuevo album, el 29 de junio en la sala Razzmatazz (Barcelona)

32130289_1062704010537663_8984471808228982784_n

Podéis comprar entradas en:

https://nordhausen-schallplatten.com/calendar/

https://www.salarazzmatazz.com/29-06-2018/des-ames-libres

https://www.ticketmaster.es/event/des-ames-libres-entradas/9477

 

Recomiendo una de las últimas entrevistas publicada en http://www.selfzine.es/dal-out-of-noise

Y, por supuesto, la web de fotografía de David Law https://davidlawphoto.com

 

 

 

 

 

 

De cómo Iggy Pop dio el «Sí quiero» a Pins – Indie, Punk y Rock en femenino

Cita

jacksonxjoshua4

Hoy hablo de cinco chicas de Mánchester que, desde 2011, tienen dos álbumes buenos a rabiar a sus espaldas, con unos inicios cuanto menos curiosos/reivindicativos y que os resumo en cuatro líneas. La «culpable» de este proyecto se llama Faith, una mujer musicalmente influenciada por grupos como My Bloody Valentine o Jesus and Mary Chain, que un buen día decidió crear una banda formada únicamente por mujeres y así salir de esa típica industria de bandas musicales masculinas que incorporan chica que sabe tocar algún instrumento pero que más bien es utilizada como un símbolo entre sus filas. La suerte acompañó a Faith, encontró a las componentes de su sueño, se ponen en marcha y en 2012 sacan un EP que ya apunta alto, sobre todo por un tema seductor como el que más y de título «Say to me». No diré más sobre él. Aquí lo tenéis para quien se atreva a verlo y a escucharlo:

Llegamos al mes de septiembre de 2013 lanzan su primer álbum «Girls Like Us», que consigue tener un acogida más que excelente entre público y entre la crítica británica. Haced el favor de escucharlo y enamoraros de una vez por todas. Es esto que veis a continuación.

Total, que la cosa sigue en ascenso y se plantan en el 2015 publicando su segundo álbum «Wild Nights» y siendo teloneras en la gira europea y americana de Sleater-Kinnev (banda de rock directamente influenciada por el movimiento punk feminista). Como podéis comprobar, la cosa esta que hay entre Mánchester y el feminismo, a día de hoy, sigue flotando en el aire (Algo de Emmeline Pankhurst, queda todavía en las mentes de las mujeres mancunianas)

Pero antes de llegar a Iggy, Pins merecen una pequeña presentación de obras y milagros que se clasificarían dentro del indie punk y rock: Su primer álbum, como he indicado al inicio, ya cosechó elogíos a diestro y siniestro y un aumento de fans bastante considerable. Esto les llevó a no parar de hacer bolos y colaborar en giras con bandas como The Fall, Sleigh Bells, The Cribs y algunos más.

Wild Nights, el segundo álbum salió con un primer sencillo y vídeo acompañando,  «Too Little Too Late» que define muy bien la esencia de ese trabajo, un sonido entre denso y serpenteante, perfectamente equilibrado por una línea de bajo en decadencia y una batería marcando ritmos. Este tema, por supuesto, es guiado por la seductora voz de Faith y rematado por un final tan acelerado como rotundo.

Tras ese Wild Nights, Pins se han atrevido a oscurecer algo más sus temas y su EP «Bad Things» es un ejemplo, eso sí, haciendo uso de más influencia electrónica en la que se puede adivinar huellas que han podido dejar en ellas bandas como New Order o Joy División. Dejo enlace como prueba.

https://www.youtube.com/watch?v=FM2G6MNcfio

Tanto el primer como el segundo disco, por la propia filosofía de la banda en la que prevalece el DIY, principio arraigado a la propia cultura punk y sus influencias musicales, suenan igual de frescos y atractivos, de ahí que el resultado también sea positivo en todos los sentidos. Ellas llevan las riendas de su propia carrera musical y controlan cada paso que dan, tanto a nivel de creación como de producción (Es lo que tiene lo del «Háztelo tú mismo»).

La conquista de Iggy Pop

A parte de su música y en relación a ésta, Pins cuidan mucho su estética visual, tanto en sus vídeos como en las portadas de los discos o como la puesta en escena de sus conciertos. Todo en Pins está meticulosamente pensado. No es de extrañar entonces que hasta el legendario Iggy Pop se haya rendido a su sonido y hace unos meses colaborase poniendo voz en uno de sus EP, concretamente en su single ‘Aggrophobe’, sensual como el que mas, como siempre. Por lo que he leído en una entrevista que les hicieron en Skiddle, la idea de que Iggy pusiese voz al tema, surgió mientras la banda estaba en Escocia y después de tomar unas copillas (Y realmente escuchas el tema y por Dios que parece hecho para él y sus cuerdas vocales). Por lo visto, tirando de contactos que conocían a otros contactos cercanos a Iggy, le hicieron llegar una carta pidiéndole su colaboración y ÉL dijo Sí! Así de fácil.
Aquí os dejo el link del resultado de la colaboración, Iggy, sumergido en su voz sobrenatural, y coro acompañándole en su relato. Impecable.

Escuchadlas, no os arrepentiréis y, si las recomendais, ligareis más, hacedme caso.

PINS son Faith Vern (voz / guitarra), Anna Donigan (bajo), Lois Macdonald (guitarra), Sophie Galpin (batería) y Kyoko Swan (teclados/guitarra)

Más información sobre sus conciertos y demás curiosidades en su página web y os dejo también el link de la entrevista que les hicieron en Skiddle y que me parece buenísima.

http://www.wearepins.co.uk/home

https://www.skiddle.com/news/all/PINS-Interview-Drunken-ideas-emojis-and-Iggy-Pop/30846/

La Universidad y el Museo de Mánchester. Historia con sus historias.

Cita

IMG_5247

Si estás en Mánchester y bajas por Oxford Road, puedes encadenar a lo largo de la calle varias visitas interesantes en un sólo día. Centrándome en una de estas visitas (dentro de unos días seguiré la ruta de Oxford Road), el primer lugar donde pararé será en la Universidad de Mánchester que en si, como institución, se considera que se fundó en 1824 e irremediablemente, tanto por el lugar como por las fechas, este nacimiento está muy relacionado con la industrialización de la ciudad.

La universidad dio sus primeros pasos de la mano de John Dalton, un químico inglés y también descubridor del daltonismo. Dalton, apoyado por industriales y hombres de negocio de la ciudad, creó el Instituto de Mecánica de Mánchester. Obviamente, el objetivo de este instituto no era otro que enseñar a los trabajadores los principios de las bases científicas y así poder seguir avanzando en el desarrollo de la tecnología. Con los años,este instituto acabó convirtiéndose en el UMIST (University of Manchester Institute of Science and Technology) pero previamente funcionó como una Facultad de Tecnología de la Victoria University of Manchester, conocida antes de 1851 como Owens College.

Para saber el origen del Owens College tenemos que trasladarnos a 1846 y encontrarnos con John Owens, un comerciante textil de Mánchester, soltero y sin descendencia, que muere y deja la mayor parte de su fortuna para la creación de una universidad para hombres (todavía no había nacido Emmeline Pankhurst para convencerle, incluso a porrazos, que también podría pensar en integrar a las mujeres en las universidades). En fin, los administradores de esta bonita herencia acaban estableciendo en 1851 el Owens College en un edificio que había sido la casa de Richard Cobden, un empresario textil que, en pleno auge de la Revolución Industrial se estableció en Mánchester y que más adelante acabó interviniendo en las luchas políticas locales.

Poco a poco, la idea de una universidad empezó a tomar forma pero, eso sí, con algunas dificultades iniciales ya que, entre otras cosas, los empresarios de Mánchester eran más partidarios de que sus hijos se incorporaran a los negocios familiares cuanto antes y eso dificultaba atraer estudiantes solventes al Owens College. Fuera como fuese, el College, a pesar de todo, sobrevivió y en 1873 se instala, esta vez para quedarse para siempre, en unos edificios nuevos que se habían construido en Chorlton-en-Medlock en Oxford Road. En este majestuoso complejo de la actual universidad podéis encontrar el edifico Owens, que al igual que el resto de construcciones fue diseñado por Alfred Waterhouse, el arquitecto que ganó el concurso para diseñar el nuevo ayuntamiento de Mánchester, en mi opinión el edificio más impresionante de toda la ciudad, y artífice también del Museo de Historia Natural en Londres. El edificio principal de la Universidad de Mánchester albergaba originariamente todas las disciplinas excepto química, que se impartía en Burlington Street, y medicina, que se enseñaba en la parte trasera del campus universitario. Volviendo a la cronología, es en 1880 cuando, por Decreto Real, se establece que en Chorlton-en-Medlock se establezca la Universidad Victoria y en 1904 el Owens College fue absorvido por esta institución. De hecho, la actual Universidad de Mánchester no se conforma hasta 2004, con la fusión de de la Universidad Victoria de Mánchester y el UMIST. A día de hoy está considerada como una de las mejores universidades del mundo, es líder mundial en la búsqueda de tratamientos contra enfermedades con alta mortalidad y vale mucho la pena entrar en ella, pasear entre sus bonitos edificios y, sobre todo, admirar el edificio neo-gótico de Whitworth, que es una de las maravillas de la ciudad.

img_0048.jpg

La universidad de Manchester cual Matrioshka, alberga dentro de su recinto, el sofisticado Christies Bistro y el Museo de Mánchester, en el que puedes ver desde momias del antiguo Egipto, hasta esqueletos de dinosaurios, objetos de arqueología, algo de botánica, etc…

Sin duda, una de las piezas más famosas del Museo es el esqueleto del elefante Maharajah, no tanto por sus huesos sino por la historia de su traslado a la ciudad. Para conocer el origen de la fama del animalito nos vamos a la década de 1870, cuando en Mánchester existía el zoo Belle Vue. Este zoo pertenecía a la familia Jennison, que se enamoró de un elefante que vivía en el zoo de Edimburgo y al que acabó comprando. Para transportarlo decidieron que viajase en tren pero durante el trayecto el elefante no debió sentirse muy cómodo y destrozó el vagón en el que iba encerrado. La solución fue llevarlo a pie hasta Mánchester, cuidador incluído pegándose esta romántica pateada. Total, la broma costó 10 días de caminata. IMG_0049

Robando protagonismo al elefante Maharajah, en el museo también encontramos a una estatuilla egipcia, una de las ofrendas a Osiris sacada de la tumba de una momia y que, de alguna manera, tomó vida propia. Se trata de la estatua de Neb Senu. La reliquia de 25 centímetros fue encontrada en una tumba que data de 1800 a.C. y tiene una inscripción que traducida pone “pan, cerveza y carne”. Hace pocos años la pieza, seguramente aburrida de estar todo el día sin más actividad que la de dejarse ser observada,  optó por girar sobre ella sigilosamente durante el día y permanecer quieta durante la noche. Los conservadores del museo decidieron poner cerca de ella una cámara de vigilancia y comprobaron que, efectivamente, la posición de primera hora de la mañana no era la misma que la que tenía por la tarde, había girado 180 grados! Como siempre pasa con estas cosas, hay explicaciones para todos los gustos, unos expertos sospechan que la estatuilla puede contener el espíritu de la momia, teoría directamente enraizada con las creencias del antiguo Egipto, y otros expertos se decantan por el efecto de las vibraciones de los miles de visitantes que pasan por esa sala y que provocan que la pieza gire esos 180 grados por el día. La respuesta verdadera, sin duda, la tiene la estatua y yo, como soy una romántica, me decanto por la vertiente más mágica. En el siguiente enlace la podéis ver en acción.

Neb Senu en movimiento

Por último, merecen mención algunos universitarios ilustres de la Universidad de Mánchester: Tenemos al archiconocido y talentoso arquitecto Norman Foster; al escritor Anthony Burgess y autor del libro, entre otros, de La naranja mecánica;  a los actores Adrian Edmondson, ese Vyvyan, el punk, en la mítica serie de los 80´s The Young Ones, a su compañero de reparto en la misma serie, Rik Mayall, representando al anarquista Rick, y al también actor Benedict Cumberbatch, que podemos ver en la serie Sherlock; a los físicos James Chadwick, premio nobel de física y descubridor del neutrón, Joseph John Thomson, también premio nobel de física y descubridor del electrón, y a John Douglas Cockcroft, nobel de física y el primero en desintegrar un núcleo atómico. Desde luego que la lista es más larga, estos sólo son algunos ejemplos y en algún momento he de poner fin a este artículo que espero que os sirva si alguna vez visitais Mánchester.

 

Vyvyan

Adrian Edmondson

Rik-Mayall-Rick-in-The-Young-Ones-428x372

Rik Mayall

Ernest_Hemingway-James_Joyce-William_Shakespeare-Novela-Cine-Libros_196240864_29774264_854x640

Anthony Burgess

 

La fábrica Fabra i Coats la gestaron escoceses y catalanes, y nace en Manchester.

Me gustan las fábricas, cuanto más viejas más me entusiasman. Me atraen más que cualquier otro edificio, como una iglesia, un palacio y demás arquitectura lujosa. Esto es así, seguramente, porque soy una forofa de la Revolución Industrial.

1936586_1232713106351_8313527_n 1936586_1232712986348_4155166_n

El caso es que, sea por estos gustos o cualquier otra cosa mágica desconocida, para mí visitar una antigua fábrica significa sentirme fantásticamente, me llena de energía, como si estuviese en la cima de una montaña y, en definitiva, ejerce algún tipo de poder terapéutico sobre mi espíritu. Así de rara soy, pero es un vicio barato e inofensivo.

Tengo la suerte de vivir a poquísimos minutos caminando, de uno de estos titanes, la Fabra I Coats. Es uno de mis lugares favoritos de visita y devoción y al que recomiendo ir a todo el mundo. Es grande, elegante, hecha de ladrillo entre marrón y rojizo, y tiene buenos ventanales. Un bellezón!

482955_4759290188574_1177400718_n72985_10200515394835770_2083100445_n

La Fabra I Coats empieza a gestarse a principios del siglo XIX, en plena revolución industrial, y como su propio nombre indica, lleva genes británicos y catalanes. Considero que sus orígenes guarda una historia muy interesante, así que voy a explicarla dentro de lo que he podido averiguar sobre ella.

El origen británico

Para conocer su raíces británicas, tenemos que remontarnos a 1812, cuando nace la primera fábrica de hilaturas de la mano de los hermanos Clark. Esto sucedía en Paisley, Escocia, muy cerca de Glasgow, y esta familia fue un referente dentro del ámbito del textil de aquella época.

Pero antes de esa primera fábrica, James Clark era un comerciante que se dedicaba a vender piezas para telares, herramientas y accesorios relacionados con este tipo de actividad. Por otro lado, su hermano Patrick, que venía a ser un cerebrito lleno de ingenio, fue trasteando por ahí hasta que consiguió crear el hilo de coser de algodón. Esto último puede parecer algo no demasiado relevante, porque ya existía el hilo de seda (usado por la alta sociedad), y el de esparto (usado por el resto de los mortales), pero resulta que a principios del XIX, las islas británicas padecieron un importante bloqueo provocado por las guerras napoleónicas, y si algo escaseaba en aquellos momentos era la seda. El algodón se convirtió en una alternativa muy válida y los Clarks lo supieron aprovechar para su negocio, así que se asociaron y abrieron esta pequeña industria que he apuntado al inicio. La llamaron J&P Clark (para qué complicarse más?!) y, obviamente, se dedicaron a la fabricación de tejidos de algodón. Les fue tan bien, que al poco tiempo empezaron su expansión en el extranjero.

En fin, la aportación británica a mi fábrica favorita no se queda sólo en los Clarks, también los Coats pusieron su semillita en todo esto. James Coats, otro escocés, allá por el 1826 se erige como uno de los grandes competidores de los hermanos Clarks. Cada uno se iba vigilando, respetando las distancias, y sus empresas textiles fueron progresando paralelamente hasta que en el último cuarto del XIX deciden fusionarse y crean la compañía J &P Coats, que se convierte en la primera y más importante compañía multinacional del sector textil.
Esta asociación fue tan beneficiosa para todos ellos, que llegaron a controlar el 80% de la producción británica de hilo de coser, e iniciaron una gran expansión internacional. De esa manera llegaron a Cataluña, poco antes de 1880 construyen la fábrica de Sant Vicenç de Torelló, también conocida como la colonia de “los ingleses”, al lado del río Ter (la energía hidráulica era importantísima en las fábricas), y empiezan a comercializar sus productos bajo el nombre de La Cadena. En el siguiente enlace podéis encontrar testimonios, todavía vivos, de gente que trabajaba en esta colonia obrera, dotada de escuelas, tiendas, teatros y demás, y que hablan de cómo se vivía allí. http://www.santvicencdetorello.cat/public/turisme/borgonya.php

1936586_1232711906321_5266830_n

El origen catalán

La raíz catalana arranca de Fernando Puig I Gubert, un industrial de Girona que en 1839, junto con su socio Jaume Portabella se establecen en Sant Andreu y crean una empresa dedicada a la fabricación de hilaturas de lino, El Vapor del Fil. Hacia 1960 Portabella se desvincula del negocio y Puig i Gubert se queda solo con el negocio. El siguiente socio sería su yerno, Camil Fabra i Fontanills, con el que crea la compañía Camil Fabra i Cia.

Hay que decir que Camil Fabra no fue un industrial cualquiera, también fue político, alcalde de Barcelona en 1893 y, lo más bonito, al menos para mi, es que construyó el Observatorio Fabra en el Tibidabo.

Con el paso de los años, en 1884, Camil Fabra se asocia con Manel Portabella y crean la Sociedad Anónima Fabra y Portabella, que gestionaba tres fábricas dedicadas al textil, una en Manresa, dedicada al tejido de algodón, otra en la Sagrera, conocida como La Española, y la de Sant Andreu, especializada en la hiladura de lino, cintas de hilo y algodón, y rodillos de hilo para coser. He leído que en una publicación de la época se decía que esta empresa había sido la primera en fabricar sedas artificialmente y que una parte de este producto se destinaba a la exportación, así que también tenía su caché en el ámbito del textil.

El hilo ata en Manchester a escoceses con catalanes

Así que estas dos familias, los escoceses, ya instalados por aquí, y los catalanes, tal como pasó con los Clarks y los Coats, fueron evolucionando paralelamente en sus negocios. Llegó un momento en que la presencia de los británicos en estas tierras representaba una fuerte amenaza para los Fabra, pero en lugar de competir, los catalanes optaron por buscar colaboraciones con ellos. Tras algunas negociaciones llegaron a un acuerdo de fusión que fue firmado el 22 de abril de 1903 en Manchester y la nueva empresa fue bautizada con el nombre de Compañia Anónima Hilaturas de Fabra y Coats.

Como curiosidades… los Coats fueron unos de los principales patrocinadores de la expedición de la Antártida de William S. Bruce entre 1902 y 1904. Las tierras que descubrieron las llamaron Coatsland, en honor a estos ilustres patrocinaciones.

A día de hoy, la Fabra y Coats, es un centro de arte contemporáneo, y el día que se inauguró, en 2012 estuve allí y pude hablar un ratito con Bibbe Hansen, una de las actrices que trabajó con Andy Warhol, y un referente dentro de la vida cultural de New York. Bibbe inauguró esta nueva dimensión artística de la fábrica.

Y otra cosa!!! Que en el barrio también se la conoce por el nombre de “Can mamelles”, según dicen, por la cantidad de mujeres que trabajaban en ella.

Parte del vídeo de Love of Lesbian del tema “Donde solíamos gritar” está filmado dentro del recinto de la Fabra y Coats (camiseta de The Smiths incluída en el vestuario de uno de los protagonistas… Es que en la fábrica se respira un aire tan mancuniano… ). https://www.youtube.com/watch?v=tZapJzlivGY

1936586_1232717346457_949208_n

Os dejo unos enlaces con más información, y en los que podéis descubrir algunas imágenes antiguas y nuevas de esta preciosidad, en la que siempre hay algo interesante que ver.

http://fabriquesdecreacio.bcn.cat/ca/node/1

http://www.amicsfabracoats.ea26.com/

1936586_1232710706291_1695619_n1936586_1232719066500_5453069_n

La música en Manchester, hoy.

Andaba por ahí curioseando hace unos meses sobre el panorama musical actual de Manchester, cuando, por una de esas casualidades de la vida, el Selfzine contacta conmigo y me propone hablar justamente sobre ese tema.

El resultado es que escribí el artículo, di con varias bandas que me gustaron muchísimo y, de paso, aproveché para dar un repaso a locales que merecen la pena ser visitados para escuchar algo de buena música. Así que, en el siguiente link tenéis todo esto y más, por el mismo precio.

http://www.selfzine.es/lo-que-se-cuece-en-manchester

 

 

 

 

El Iron Bridge del que hablaban The Smiths.

Estábamos en Manchester. Un día pillamos el metrolink en St. Peters Square y nos bajamos en Stretford. El plan era recorrer Kings Road y hacer dos paradas enesa misma calle. Los fans de The Smiths saben perfectamente cuáles son esos dos lugares de interés: el Iron Bridge y la antigua casa de Morrissey, en el número 384. Con esto ya os podéis hacer un idea sobre lo que van a tratar las siguientes líneas: Carnaza para los fans de la banda!! Y también puede que curiosidad para los no fans que se pregunten qué le lleva a una a subir a un corriente y moliente puente de hierro (tirando a cutre) y sentirse como si estuviera en un cohete a punto de partir hacia la luna. Lo sé, suena muy exagerado pero qué queréis que os diga…??? Soy emocionalmente muy activa y no necesito drogas.Volviendo al tema de la logística de esta excursión, a pocos metros de la parada de Stretford estaba Kings Road, así que fue muy fácil encontrarla. Es una calle ancha y bastante agradable, con casas a ambos lados de la calzada, unas más señoriales que otras, y en general es solitaria y silenciosa, aunque con pequeñas sorpresas como una Iglesia-barracón que encontramos, y que estaba metida dentro del patio de una de aquellas adosadas.

Imagen  Imagen Imagen

Sigue leyendo