The Smiths Ltd, mi sueño de una noche de febrero.

La primera vez que vi a Johnny Turner fue en medio de la sala Upload, pasando desapercibidamente entre la gente y portando una cajita repleta de patatas fritas entre sus manos, subió los tres peldaños hasta el escenario y desapareció en el lateral derecho. La segunda vez, fue entrando en ese mismo escenario con sus tres compañeros, cada uno batería, bajo y eléctrica en mano, y había cambiado las patatas por un micro cuyo cable acabaría convirtiéndose en una especie de látigo que sería dominado con la misma maestría con la que lo hacía aquel Morrissey de los 80s que lideraba a The Smiths, y que ha sido la mejor de sus versiones para mi gusto. Ya en los primeros minutos de la actuación de estos The Smiths LTD, tanto mi amigo Ignasi como yo, infectados desde el siglo pasado por la banda mancuniana, no dábamos crédito a lo que estaban viendo nuestros ojos: «Este tío se ha debido de tomar una pastilla de Morrisseyina Complex o algo así» «Seguro que llevan consigo una máquina de esas que te metes dentro y en vez de desaparecer te conviertes en Morrissey». Turner de espaldas… «Pero tú te has fijado en la nuca y la coronilla????!!! Que es que se la ha robaoooooo…». Empiezan a tocar tema tras tema y… «La de horas que deben haberse chupado viendo el concierto del NATIONAL BALLROOM» o «Fijo que sus preferidos son el Rank y el Meat is Murder». Todas estas expresiones son solo algunas de las muchas que largamos durante aquel concierto. Johnny Turner derrocha morriseyismo por los cuatro costados y exhibe justo los mismos gestos que su ídolo, desde ese mirar hacia los cielos ceja en alto hasta esas muecas que dicen/preguntan «really?!» sin ni tan siquiera abrir la boca. Necesité cerrar los ojos unos segundos y abrirlos otra vez para asegurarme que todo aquello no era un efecto óptico debido a los focos y, resultó que al volverlos a abrir me encontré con la misma realidad: un tío que clava a aquel Morrissey del que tantos nos enamoramos el siglo pasado.

-Yo estoy en estado de shock y tú?
-Yo también. Estoy flipando.

2-2

The Smiths Ltd, merecen más que un «corta-pega» de la información que se saca de su propia web, traducida con más o menos acierto y publicada en diferentes páginas de facebook para promocionar sus conciertos. Así que, como considero que los dos conciertos que he podido ver en su visita a Barcelona y Terrassa han sido de premio, pues ahí les dedico mi tiempo y mi inspiración, y de paso amplío mi conocimiento sobre una de las principales bandas tributo de The Smiths.

 

Orígenes de The Smiths Ltd.

Como os he avanzado, Johnny Turner es el Morrissey de los Smiths Ltd, pero también podría utilizar su sorprendente parecido con Moz para hacerle de doble o representarle en cualquier película que lo requiriese. Buscando información y entrevistas sobre la banda en prensa inglesa, descubro que la etapa morrisseyca de Johnny empieza cuando da respuesta a un anuncio en el que buscaban un «Morrissey» para un acto de tributo a los Smiths. Por lo visto, cuando leyó el anuncio, justo acababa de llegar de un viaje familiar a Blackpool, en el que había sido persuadido para cantar en un karaoke y no se le ocurrió elegir otro tema que First of de Gang to Die. Por lo visto, cuando acabó, encontró a todos los presentes asombrados y sin parar de repetirle que sonaba como Morrissey. Johnny se vino arriba y al día siguiente se lanzó a cantar el Panic agitando unas flores secas que había conseguido en el mismo hotel donde se hospedaba. Al poco tiempo, solo le faltó encontrar ese anuncio en el que solicitaban un Morrissey de mentirijilla y al que respondió sin pensárselo dos veces. Para su sorpresa, le respondieron y se encontró en el pub Briton’s Protection con un profesor de guitarra de Bolton, Alex Gaskell, y con los otros dos componentes de la incipiente banda tributo, Andy Crook, que tocaba el bajo y Keith Partington, que le daba a la batería. La reunión acabó con la entrega de una lista de trece canciones que debería cantar y, después de cuatro meses de ensayo, Farnworth les abre las puertas para que den su primer concierto, entradas agotadas como primer señal de éxito. Y desde entonces, ahí andan tocando por todo Reino Unido sumando público concierto tras concierto.

2-1
El flechazo de Johnny Turner con The Smiths (todos los fans de The Smiths somos lo que somos por ese flechazo), cuenta en un entrevista que le hicieron en el Manchester Evening News, fue cuando escuchó What Difference Does it Make en 1984. Desde aquel momento se enamoró de la banda de Manchester y empezó a emular el estilo de su líder. Algo parecido me pasó a mi cuando escuché el Bigmouth straigh again, pero sin emular a Morrissey, que pasé como a otra dimensión de la que todavía no he podido salir. En esa misma entrevista, Johnny se define como una versión «Aldi» de Morrissey, al que sigue, pero llevando una vida de padre de dos hijos y currante en el sector de la electricidad, que dista años luz de la que lleva su ídolo. También explica que cuando acaba los conciertos muchos fans piden hacerse fotos con él (Doy fe de ello, ya que en la Sala Upload pude presenciar alguna que otra escena de esas en las que señores, algunos ya grandotes, subieron al escenario para abrazarle como si tuvieran al mismísimo Moz delante, sin poder salir del sueño que siempre quisieron vivir y nunca vivieron. Obviamente, esto era lo más parecido que iban a tener a ese sueño). Cuenta el mismo Turner que él también subió al escenario en un concierto de Morrissey en Preston Guild Hall, le estrechó la mano y le espetó un «paz».

 

Un setlist de éxitos

Volviendo a los conciertos que pude ver, el setlist que eligieron para tocar tanto en Barcelona como en Terrassa y que tengo la suerte de tener en mis manos gracias a la amabilidad de Keith Partington, que se lo entregó a mi hija una vez finalizado el concierto, empieza con la animosa Sheila take a bow que Turner canta y baila mano en cintura cual Morrissey en aquel vídeo en el que vestía con camisa color celeste y pantalón blanco. Ya desde ese primer tema, vimos que el trabajo de Johnny Turner no era solo cantar y bailar canciones de The Smiths, sino también mantener el personaje de Moz siempre a la altura de la actuación, así que de vez en cuando ofrecía alguna de esas reflexiones morriseycas que encandilaban a la audiencia y provocaba alguna que otra sonrisa. Momento mágico fue la llegada del Panic, en el que no faltó la famosa soga giratoria mientras se cantaba y coreaba el «Hang de DJ» y, en Terrassa, además, con la emoción añadida de la cuerda a punto de enredarse en las aspas del ventilador que colgaba del techo y a pocos centímetros de la cabeza tenía Johnny Turner.

En su repertorio, cuidadosamente elegido para mantener durante todo el tiempo la atención y el entusiasmo del público, encontramos temas que iban desde el Nowhere Fast al Hand in Glove o desde Heaven Knows I’m Miserable Now a Girlfriend in a Coma, todas ellas con una exhibición de inflexiones vocales tan cercanas a las de Morrissey que asustaban. Sin duda, de los temas que despertaron más aplausos fue el How Soon is Now, con su archiconocido riff de apertura, que por cierto fue emulado perfectamente y seguido por la asombrosa voz del cantante, que se nos venía arriba a medida que pasaban los minutos. Y por supuesto, tampoco faltaron la rompepistas This Charming Man o ese emotivo There Is a Light that Never Goes Out, como colofón de los conciertos. Total, una lista de temazos que podéis ver en la foto del setlist que publico a continuación y que sonaron bordados y muy a lo Rank, que es uno de mis discos favoritos, así que me sentí bastante afortunada por poder verlos.

2
Nos despedimos de ellos en Terrassa, en el Legends Dance Hall, y esta vez nos pusimos en primera fila y nos acompañó mi hija. Desde esa posición, se les ve mas reales como banda tributo, no tanto como una ilusión óptica de The Smiths «de verdad» como nos parecieron en el Upload, en donde nos ubicamos más lejos del escenario. Pero en Terrassa, como el local era mucho más pequeño, les pudimos hacer un pasillo para que pudieran subir y bajar del escenario en dos zancadas, así que eso también nos provocó un punto de excitación. Uno de esos puntos fue cuando Johnny Turner pasó delante nuestro con la cabeza medio ladeada, exhibiendo esa arrogante autoconfianza atrapada en algo parecido a incomodidad o timidez, en definitiva, muy a lo Morrissey. Otro punto para mi, personalmente, fue cuando noté como mi hija me apretó la mano cuando escuchó las primeras notas del Ask, su preferida de los Smiths y cuando repitió disimuladamente el mismo gesto cuando sonó Girlfriend in a Coma y, en esta además me mira y se ríe cuando canta los de it’s serious, porque ella siempre ha preferido sustituirlo por it’s cereals (las cosas de mi Júlia). Y por último, el remate fue aquella escena en que, cuando finaliza el concierto, el batería despega el setlist del suelo, se nos acerca y se lo entrega a mi hija, que con sus trece años, era la asistente más joven de la noche y había seguido cada una de las canciones con el entusiasmo, aunque a veces contenido, propio de los adolescentes. Le dio la gracias con media sonrisa y le dije que, a partir de ahora, vendrá conmigo a todos los conciertos porque también me gustaría tener un setlist de Morrissey o de Johnny Marr, por ejemplo.
Concluyendo, The Smiths Ltd, para un fan de The Smiths, viene a ser como encontrar un oasis en medio de un desierto (el desierto que dejaron The Smiths tras su separación) y refleja esa realidad en la que inconscientemente sigue viviendo dentro de su burbuja atemporal y emocional, la realidad de que sigue enamorado de aquellas canciones que salvaron su vida (Still Ill a todo volumen). Como banda tributo, tienen la habilidad de encapsular tanto el sonido, el estilo y la ironía que caracterizaba a The Smiths en su tiempo y a esto se le ha de sumar la capacidad de Johnny Turner para personificar todas las extravagancias que caracterizaban las puestas en escena de Morrissey. Los recomiendo para todo aquel que quiera revivir como eran las primeras actuaciones de The Smiths.

Podéis encontrarlos en su web http://www.thesmithsltd.co.uk/

 

 

Johnny Marr vs la maldición de The Smiths

Hoy es 31 de diciembre de 2018 y de este año me quedo con Johnny Marr y el concierto que dio en Barcelona.

0

Me quedo con Johnny por el valor que le doy al intentar seguir una carrera en solitario después de haber dejado un legado tan sumamente brillante como el que dejó con The Smiths. Cargar con esa realidad debe ser como una especie de maldición de la que es muy difícil deshacerse, por lo tanto, no le ha quedado otra que convivir con ella y llevarla lo mejor posible. Este año he visto como Marr toca su guitarra consciente de que quien la oiga, en uno u otro momento, dará con el sonido de The Smiths, o incluso lo habrá estado buscando desde los primeros acordes, y que cada vez que alguien escriba algún artículo sobre él, irremediablemente hará referencia a The Smiths. Lo bueno que tiene es que todo esto se lo toma con elegancia y humor y es capaz de empezar a tocar las primeras notas de This Charming Man, provocarte un subidón de la hostia y a los 10 segundos pararlo todo, a lo coito interruptus, y reirse en tu cara con tanta gracia, que en vez de cabrearte consigue que le adores. Está claro que a Marr le interesa más el futuro que el pasado, aunque no pueda deshacerse de él. Pasa un poco como con esa autobiografía que publicó y que refleja esa visión de la nueva Manchester, que se ha construido sobre el legado del pasado pero que nunca será igual, o como con aquella parte de la letra del Still Ill que describía aquella imagen «Under the iron bridge we kissed and although I ended up with sore lips It just wasn’t like the old days anymore». Eso mismo pasa con su nuevo trabajo. Marr reaparece con un álbum que suena muy actual y a la vez uno podría establecerlo en su pasado, eso sí, más alejado del rock & roll y con altas dosis de melancolía, en dos de sus vertientes más características: la de The Smiths y la de sus devaneos con el post punk de los 80’s.

0-1
La vida de Marr suda música por los cuatro costados, desde el punk clásico, hasta todas influencias en las que se refugiaba junto al resto de adolescentes mancunianos en los 70´s, sin olvidar que ha sido capaz de adoptar las tendencias musicales posteriores sin ningún tipo de complejo. Tal vez, el éxito de su carrera en solitario es haber sabido crear su propia versión de esas influencias y presentarlas sin grandes pretensiones. Tres discos le han bastado para encontrar su sitio, adaptando sus magnificas composiciones a lo que podría ser su única limitación, su voz, porque, además e inevitablemente volvería a ser comparada a la del ex-líder de The Smiths, otra de las maldiciones con las que tiene que convivir.

Comparándolo con sus anteriores álbunes, su último trabajo, Call the comet, se acerca más a los sonidos de esas bandas clásicas que han influenciado a Marr pero lo cierto es que suena algo más ruidoso de lo que sería habitual en él. Encuentras temas como Rise, visceral como el que mas, pasión en un 90 % que acaba hábilmente fusionada con ese espíritu melancólico del que hablaba un poco más arriba. Das con un Hi Hello, tan Smiths ,que te sacude el alma de tal manera que necesitas luego un par de hostias para volver a este mundo y dejar de soñar. Hago un alto en este tema para decir que cuando tienes la oportunidad de ver a Marr, saliendo al escenario cubierto por una camisa así como un poquito transparente y floreada, y tocarlo para ti, con todavía ese espíritu de sueño de juventud, el mismo que tenían aquellos chicos ingleses que creían que podrían derrotar al sistema a golpe de punk o con temas de los Smiths y sus contemporáneos, no puedes evitar sentir lo mismo que una soñaba en el pasado. Otra de las propuestas es The Tracers, un tema más cercano al sonido de aquellos Joy Division, aire quejumbroso, gris y frío, una especie de instantánea que refleja un ambiente mancuniano de decadencia (pondría lluvia y niebla por todos lados), pero que Marr suaviza magistralmente con esas dosis de pop, demostrando que sigue siendo uno de los grandes compositores de pop de la historia de la música. Otra más, My Eternal, un guiño claro a los Buzzcocks.

0-3

En ese concierto sonó mucho Call de Comet pero también mucho Smiths. El How soon is now? lució resplandeciente, elegante, cual estrella de cine pisando la alfombra roja que abría paso a los bises. Dignísimas sonaron también el Bigmouth strikes again, el Headmaster ritual, el Last night I dreamt that somebody loved me, tal vez esta última la más complicada de encajar (para mi gusto no va demasiado con su voz), There is a light that never goes out (de piel de gallina), el You just haven’t earned it yet baby (animosa como la que mas), y el broche de oro lo puso el Please please please let me get what I want (solicitada por el chico que tenía justo delante mío y que amablemente me dejó situarme en primera fila, cosa que le agradeceré toda mi vida).

Total, hora y media de concierto, intenso desde el minuto uno hasta el último de sus segundo, equilibrado entre los temas del presente y los del pasado, controlado a la perfección por Marr, al que le vimos disfrutando, feliz, sonriente, joven, adorado por sus fans, con esa sensación de que tiene todos los ingredientes necesarios para ser lo que es, un estrella de la música.

0-2

La fábrica Fabra i Coats la gestaron escoceses y catalanes, y nace en Manchester.

Me gustan las fábricas, cuanto más viejas más me entusiasman. Me atraen más que cualquier otro edificio, como una iglesia, un palacio y demás arquitectura lujosa. Esto es así, seguramente, porque soy una forofa de la Revolución Industrial.

1936586_1232713106351_8313527_n 1936586_1232712986348_4155166_n

El caso es que, sea por estos gustos o cualquier otra cosa mágica desconocida, para mí visitar una antigua fábrica significa sentirme fantásticamente, me llena de energía, como si estuviese en la cima de una montaña y, en definitiva, ejerce algún tipo de poder terapéutico sobre mi espíritu. Así de rara soy, pero es un vicio barato e inofensivo.

Tengo la suerte de vivir a poquísimos minutos caminando, de uno de estos titanes, la Fabra I Coats. Es uno de mis lugares favoritos de visita y devoción y al que recomiendo ir a todo el mundo. Es grande, elegante, hecha de ladrillo entre marrón y rojizo, y tiene buenos ventanales. Un bellezón!

482955_4759290188574_1177400718_n72985_10200515394835770_2083100445_n

La Fabra I Coats empieza a gestarse a principios del siglo XIX, en plena revolución industrial, y como su propio nombre indica, lleva genes británicos y catalanes. Considero que sus orígenes guarda una historia muy interesante, así que voy a explicarla dentro de lo que he podido averiguar sobre ella.

El origen británico

Para conocer su raíces británicas, tenemos que remontarnos a 1812, cuando nace la primera fábrica de hilaturas de la mano de los hermanos Clark. Esto sucedía en Paisley, Escocia, muy cerca de Glasgow, y esta familia fue un referente dentro del ámbito del textil de aquella época.

Pero antes de esa primera fábrica, James Clark era un comerciante que se dedicaba a vender piezas para telares, herramientas y accesorios relacionados con este tipo de actividad. Por otro lado, su hermano Patrick, que venía a ser un cerebrito lleno de ingenio, fue trasteando por ahí hasta que consiguió crear el hilo de coser de algodón. Esto último puede parecer algo no demasiado relevante, porque ya existía el hilo de seda (usado por la alta sociedad), y el de esparto (usado por el resto de los mortales), pero resulta que a principios del XIX, las islas británicas padecieron un importante bloqueo provocado por las guerras napoleónicas, y si algo escaseaba en aquellos momentos era la seda. El algodón se convirtió en una alternativa muy válida y los Clarks lo supieron aprovechar para su negocio, así que se asociaron y abrieron esta pequeña industria que he apuntado al inicio. La llamaron J&P Clark (para qué complicarse más?!) y, obviamente, se dedicaron a la fabricación de tejidos de algodón. Les fue tan bien, que al poco tiempo empezaron su expansión en el extranjero.

En fin, la aportación británica a mi fábrica favorita no se queda sólo en los Clarks, también los Coats pusieron su semillita en todo esto. James Coats, otro escocés, allá por el 1826 se erige como uno de los grandes competidores de los hermanos Clarks. Cada uno se iba vigilando, respetando las distancias, y sus empresas textiles fueron progresando paralelamente hasta que en el último cuarto del XIX deciden fusionarse y crean la compañía J &P Coats, que se convierte en la primera y más importante compañía multinacional del sector textil.
Esta asociación fue tan beneficiosa para todos ellos, que llegaron a controlar el 80% de la producción británica de hilo de coser, e iniciaron una gran expansión internacional. De esa manera llegaron a Cataluña, poco antes de 1880 construyen la fábrica de Sant Vicenç de Torelló, también conocida como la colonia de “los ingleses”, al lado del río Ter (la energía hidráulica era importantísima en las fábricas), y empiezan a comercializar sus productos bajo el nombre de La Cadena. En el siguiente enlace podéis encontrar testimonios, todavía vivos, de gente que trabajaba en esta colonia obrera, dotada de escuelas, tiendas, teatros y demás, y que hablan de cómo se vivía allí. http://www.santvicencdetorello.cat/public/turisme/borgonya.php

1936586_1232711906321_5266830_n

El origen catalán

La raíz catalana arranca de Fernando Puig I Gubert, un industrial de Girona que en 1839, junto con su socio Jaume Portabella se establecen en Sant Andreu y crean una empresa dedicada a la fabricación de hilaturas de lino, El Vapor del Fil. Hacia 1960 Portabella se desvincula del negocio y Puig i Gubert se queda solo con el negocio. El siguiente socio sería su yerno, Camil Fabra i Fontanills, con el que crea la compañía Camil Fabra i Cia.

Hay que decir que Camil Fabra no fue un industrial cualquiera, también fue político, alcalde de Barcelona en 1893 y, lo más bonito, al menos para mi, es que construyó el Observatorio Fabra en el Tibidabo.

Con el paso de los años, en 1884, Camil Fabra se asocia con Manel Portabella y crean la Sociedad Anónima Fabra y Portabella, que gestionaba tres fábricas dedicadas al textil, una en Manresa, dedicada al tejido de algodón, otra en la Sagrera, conocida como La Española, y la de Sant Andreu, especializada en la hiladura de lino, cintas de hilo y algodón, y rodillos de hilo para coser. He leído que en una publicación de la época se decía que esta empresa había sido la primera en fabricar sedas artificialmente y que una parte de este producto se destinaba a la exportación, así que también tenía su caché en el ámbito del textil.

El hilo ata en Manchester a escoceses con catalanes

Así que estas dos familias, los escoceses, ya instalados por aquí, y los catalanes, tal como pasó con los Clarks y los Coats, fueron evolucionando paralelamente en sus negocios. Llegó un momento en que la presencia de los británicos en estas tierras representaba una fuerte amenaza para los Fabra, pero en lugar de competir, los catalanes optaron por buscar colaboraciones con ellos. Tras algunas negociaciones llegaron a un acuerdo de fusión que fue firmado el 22 de abril de 1903 en Manchester y la nueva empresa fue bautizada con el nombre de Compañia Anónima Hilaturas de Fabra y Coats.

Como curiosidades… los Coats fueron unos de los principales patrocinadores de la expedición de la Antártida de William S. Bruce entre 1902 y 1904. Las tierras que descubrieron las llamaron Coatsland, en honor a estos ilustres patrocinaciones.

A día de hoy, la Fabra y Coats, es un centro de arte contemporáneo, y el día que se inauguró, en 2012 estuve allí y pude hablar un ratito con Bibbe Hansen, una de las actrices que trabajó con Andy Warhol, y un referente dentro de la vida cultural de New York. Bibbe inauguró esta nueva dimensión artística de la fábrica.

Y otra cosa!!! Que en el barrio también se la conoce por el nombre de “Can mamelles”, según dicen, por la cantidad de mujeres que trabajaban en ella.

Parte del vídeo de Love of Lesbian del tema “Donde solíamos gritar” está filmado dentro del recinto de la Fabra y Coats (camiseta de The Smiths incluída en el vestuario de uno de los protagonistas… Es que en la fábrica se respira un aire tan mancuniano… ). https://www.youtube.com/watch?v=tZapJzlivGY

1936586_1232717346457_949208_n

Os dejo unos enlaces con más información, y en los que podéis descubrir algunas imágenes antiguas y nuevas de esta preciosidad, en la que siempre hay algo interesante que ver.

http://fabriquesdecreacio.bcn.cat/ca/node/1

http://www.amicsfabracoats.ea26.com/

1936586_1232710706291_1695619_n1936586_1232719066500_5453069_n

El Iron Bridge del que hablaban The Smiths.

Estábamos en Manchester. Un día pillamos el metrolink en St. Peters Square y nos bajamos en Stretford. El plan era recorrer Kings Road y hacer dos paradas enesa misma calle. Los fans de The Smiths saben perfectamente cuáles son esos dos lugares de interés: el Iron Bridge y la antigua casa de Morrissey, en el número 384. Con esto ya os podéis hacer un idea sobre lo que van a tratar las siguientes líneas: Carnaza para los fans de la banda!! Y también puede que curiosidad para los no fans que se pregunten qué le lleva a una a subir a un corriente y moliente puente de hierro (tirando a cutre) y sentirse como si estuviera en un cohete a punto de partir hacia la luna. Lo sé, suena muy exagerado pero qué queréis que os diga…??? Soy emocionalmente muy activa y no necesito drogas.Volviendo al tema de la logística de esta excursión, a pocos metros de la parada de Stretford estaba Kings Road, así que fue muy fácil encontrarla. Es una calle ancha y bastante agradable, con casas a ambos lados de la calzada, unas más señoriales que otras, y en general es solitaria y silenciosa, aunque con pequeñas sorpresas como una Iglesia-barracón que encontramos, y que estaba metida dentro del patio de una de aquellas adosadas.

Imagen  Imagen Imagen

Sigue leyendo

El Manchester Bar, o como estar en Manchester sin salir de Barcelona.

 

Si existe un local en Barcelona que te transporta directamente a Manchester sin la necesidad de pillar un avión, ese es el Manchester Bar, o mejor dicho los Manchester Bares. Tenemos uno en el Raval, que este año cumplió 10 años y montó una party para celebrarlo en la que el mismísimo Mike Joyce (exThe Smiths) vino a hacerles de Dj, y otro en el Gòtic, que se abrió en el 2006, así que, como ves, en una noche puedes ir de uno a otro caminando tranquilamente (15-20 min. aprox. a mi paso).

Elijas el que elijas, en los dos locales se respira un ambiente muy similar, luz rojizaincluída, y suena la misma música, puede que un pelín más rockera la del Raval, pero básicamente prima el Indie a tope en los dos: clásicos de The Smiths, Joy Division, New Order, Stone Roses, The Clash, The Cure, David Bowie, Happy Mondays, y otras bandas por el estilo…, muchos de los grandes referentes en la música de los 80’s y los 70’s. Si esos grupos de culto son los que suenan en el Manchester Bar, su paredes bien merecen ser empapeladas con esos mismos ídolos, bien sea con posters o fotos, y a la vista está que así es también. Descrito de esta manera podría parecer que es un local hecho para nostálgicos, que también lo es, pero tampoco se podría encasillar del todo dentro de ese objetivo porque a estos clásicos seunen las últimas novedades del panorama Indie.IMGP1815

Sigue leyendo

Hulme. Algo de su historia y sus «Crescents» (Construye-Destruye). 1ª parte

Con un sol de justicia, en pleno mes de abril, y en Manchester, después de visitar el Iron Bridge del Still ill de The Smiths y plantarnos en la puerta de la que fue casa de Morrissey,  nos decidimos a callejear por Hulme, para luego, caminando también, dirigirnos a Salford, que tampoco quedaba muy lejos.

La historia de esta zona, situada en la parte suroeste de Manchester, tiene cosillas interesantes que se reflejan en buena parte de su paisaje. Os cuento que el nombre de Hulme tiene su raiz en la cultura nórdica (el porqué hay que buscarlo en la invasión escandinava que hubo en el lugar) y significa algo así como «terreno rodeado por agua» (el río Irwell pasa por allí). La presencia del río seguramente tuvo que ver para Hulme fuese uno de los puntos elegidos para que toda una serie de fábricas se instalasen allí durante la revolución industrial, hecho que procuró a la zona un gran desarrollo y empleo a la población. Las fábricas de algodón, la industria textil y la llegada del ferrocarril a la zona, hizo que muchas personas se instalasen en esta parte de Manchester para estar cerca de sus trabajos, así que se tuvieron que construir viviendas rápidamente para poder albergar a la gente. Las prisas ya se sabe lo que traen y el paisaje resultante fue el de un montón de casas de muy baja calidad metidas entre las fábricas, humo de chimeneas y que contaban con unas condiciones de saneamiento lamentables.

Sigue leyendo